Espacios

Hotel Viñas de Lárrede: Un lugar único en las puertas del Pirineo

Salón

Como toda casa de campo que se precie, en nuestro salón no puede faltar una buena chimenea para los largos meses de invierno y un cómodo sofá en el que el tiempo se detiene. Las largas charlas, la lectura y los juegos surgen al calor del fuego. Disfrutar del sol del mediodía y de la tarde a través de los ventanales, o en las terrazas para disfrutar del buen tiempo durante todas las estaciones, observando la mejor obra de arte que se puede exponer, el paisaje natural.

Restaurante

Hacer acopio de energía con nuestro exquisito desayuno, o saborear nuestros platos autóctonos, con productos de primera calidad como recompensa tras un largo paseo por el campo, en bici o cualquier excusa, siempre es buena para reunirse en torno a la mesa, en un comedor enmarcado con grandes ventanales con vistas al valle como principal cuadro, donde poder acceder a un mirador y disfrutar de una buena comida en un marco inigualable, o una cena bajo las estrellas. Refugio ideal para sentirse a gusto en una estancia en el campo.

Jardín

El jardín de Las Viñas es sin duda uno de los rincones que nos permitirá disfrutar de más intimidad para charlar cómodamente o descansar en una hamaca. Nada mejor que dormitar arropados únicamente por el sonido de la naturaleza. Además, nuestro particular huerto hará las delicias de todos los fanáticos de lo natural, desplegando ante sus ojos un escaparate de lo mejor que la tierra nos ofrece.

Disfrute de deliciosos platos elaborados con productos de la zona y de nuestra propia finca. Las mejores carnes, las verduras y hortalizas más frescas, pescados del Cantábrico, quesos del Pirineo… Un auténtico festival para su paladar.

Piscina

Disfrutar de las vistas, vegetación y montañas desde la piscina puede ser una de las experiencias más especiales que jamás haya vivido. Descansar bajo los árboles o pérgolas, donde poder relajarse y darse un merecido baño tras un día de paseo. Agua, sol y aire puro que se transforma en vitalidad y optimismo.

Porche

Disfrutar del aire libre estando en casa, es un privilegio. Los sillones de mimbre, de madera decapada y los románticos y elegantes bancos de hierro, forman un confortable conjunto que hace del porche un rincón distinguido y acogedor. Es sin duda el lugar idóneo para saborear un aperitivo mientras contemplamos las vistas y sentir que hemos encontrado nuestro pequeño paraíso en la tierra.

Comentarios de nuestros clientes

Comentario de Tripadvisor

“Para Repetir!!!”

“Para Repetir!!!”

El hotel inmejorable, el trato excelente y el restaurante de 10. No nos dio tiempo a probar las experiencias por la zona pero en cuestión de descanso y relax no pudo estar mejor.
Cogimos una habitación doble premium con vistas al valle que era una delicia, María se llama la habitación. El trato de Adriana y su marido y del resto del personal fue una delicia. Repetiremos seguro en breve.
Nosotros salimos a correr por la montaña en una ruta que nos recomendaron y fue espectacular.

Leer mensaje original

Comentario de Tripadvisor

“Celebración familiar”

“Celebración familiar”

Reservamos para 8, 30€ cada uno. Menú, carta y carta de vinos correctos. La comida muy buena, la amplia carta y el menú te dan buenas opciones. Falta de rodaje durante el servicio subsanables con los días (explicar los platos, etc). Acceso cómodo desde Olivan. Muy recomendable. La decoración muy agradable.

Leer mensaje original

Lee más comentarios en